El Buey Descartado y el Muy Complicado Tema de los Fertilizantes

Últimamente me está gustando el trabajo de un informático que, en estos tiempos de cuarentena, se ha puesto a analizar preguntas muy importantes para un futuro de bajo impacto medioambiental. Su última aportación trata la cuestión de los fertilizantes, tema que me había propuesto hace un par de semanas y al que le había respondido simplemente, como me pasa bastante con todo esto, un ¨pues, es complicado¨. Pero ahora intentaré darle más perspectivas que considero importantes.

Su argumento sobre la necesidad de tener animales va bastante bien, de hecho, es una opinión que comparto, pero allí tocamos la primera dificultad de una explotación verdaderamente permaculturista en España. Para tener animales es muy difícil no vivir con ellos, pero la bureaucracia aquí lo pone bastante complicado para que viba uno en el campo. Tengamos en cuenta que España es un país con una historia plena de invasiones e invasores, donde no hay costumbre de vivir en el campo, a no ser unas pocas semanas de verano cuando el calor en los pueblos se pone insoportable. Conseguir permiso para vivir allí todo el año y cuidar de tus animales y recoger agua limpia pluvial y estar atento de tu invernadero para que no se quemen las plantitas en primeravera, etc., etc. es bastante (ya lo habráis adivinado….) complicado.

Déjemos esa complicación mejor para otro día y exploremos el tema de la fertilización de bajo impacto sin animales. Metámosnos en el mundo de las cubiertas vegetales, además de las rotaciones y las asociaciones de cultivos.
Actualmente están funcionando estas dos cubiertas leguminosas en la Granja Senda Silvestre: el Lotus corniculatus y el Onobrychis viciifolia (la esparceta). Aquí (en la segunda mitad) aparece una foto de ellas y más comentarios en inglés al respecto.

Cuando digo que están funcionando, me refiero a que no se mueren inmediatamente dadas las condiciones meterológicas del campo valenciano y reaparecen año tras año. Bien, ha sido un criterio muy fuerte este de perennidad. Otro importante es la cantidad de nitrógeno que aportan. Pero por el momento, no tengo como medirla.

Hay otra cubierta vegetal ¨minera¨ de fósforo, que es la milenrama (Achillea millefolium), que con su enorme raíz teóricamente sube el mineral hasta la superfície donde las demás plantas lo puedan aprovechar. Allí tampoco sé hasta qué punto funciona. Medir la eficacia de estas cubiertas vegetales son experimentos que me gustarían hacer.

¿Cuáles otros ejemplos de la fertilización sostenible son dignos de considerar? La asociación muy clásica es la de las 3 hermanas, de la milpa centroamericana: calabaza, frijol y maíz, cuyo propósito es evitar aportaciones externas. La foto de esta asociación tan famosa es del libro de Toensmeier que abajo citoToensmeierFoto3Hermanas.

El siguiente ejemplo es de los cereales que en las explotaciones más sostenibles se rotan con un cultivo invernal leguminoso, que sirve para que los animales también pasten. Sin embargo, esta manera de cultivar por rotación normalmente implica maquinaria, porque la tierra se suele labrar. Animales de labranza, pues, es un tema serio, porque un buey o incluso un burro ya sería una inversión muy importante en todos sentidos: su compra, su refugio, el veterinario, etc., pero más que todo, la cantidad de campo que se dedicaría solamente a los cultivos necesarios para alimentarlo. Expongo aquí un dibujo del libro muy conocido en el círculo de la auto-suficiencia, La Vida en el Campo de John Seymour (1976), y os dirigo a estas críticas que encuentro válidas.SeymourPhotoVidaEnElCampo

Para mí, descartado el buey y descartado labrar, salvo que sea un trozo a mano para el autoconsumo. Y como a mí, sí que me gustan los cereales tanto como a cualquier vegano puro y duro y los quiero cultivar, este año por primera vez he sembrado maíz, por supuesto dentro de la asociación de las tres hermanas y con semillas autóctonas. ¿Cómo lo hacemos? Un permaculturista diría que hay que dejar todo esto de cultivar anuales y apostar por lo que es perenne. Actualmente se intenta desarrollar cereales perennes, como comenta Eric Toensmeier en su libro, THE CARBON FARMING SOLUTION: A Global Toolkit of Perennial Crops and Regenerative Agriculture Practices for Climate Change Mitigation and Food Security (aquí aparece una entrevista en castellano). A mi parecer, es un tema muy pertinente al futuro del veganismo. Ahora, si llegarán los cereales a tiempo, no tengo ni idea.

Una respuesta a “El Buey Descartado y el Muy Complicado Tema de los Fertilizantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s