Animal(e)s de la Quarentena

Although I can’t say there has been an explosion, I certainly have seen more wildlife than usual in the last 3 months.  I’m trying a different schedule this year as the heat has risen, mainly working in the late afternoon till 11 PM or 12 midnight, using a headlamp. Since the insects have been on the whole less of a plague so far this year and the afternoon breezes off the ocean have been fairly regular, this has been a good way to deal with the heat.

leaky_fenceWading through the wilderness of the farthest completely undeveloped corner of the farm, S. found this section of fence that hadn’t been properly tightened, pushed out from the base cement wall by about half a foot (15 cm); look carefully at the photo to see the bottom wire twisted up and out. It seems most likely the work of a fox, which may explain the matted down grass that we’ve been seeing on the farm for several months since we finished the fence.sleeping_area

We have to wonder, though, if it was more than one fox as the area of matted grass, maybe 4 or 6 sq. meters, was larger than a single animal would have caused. The final photo shows what happened after S. tightened the fence back down, with the disturbed dirt a bit ambiguous with respect to tracks, but most in line with a fox. Animal lovers do not despair, whatever they were, animals the size of a fox or a small dog are able to slip out the slats in the front gate.let-me-out

Animals seen during the last month: countless lizards, countless bees including normal bumblebees as well as a particularly elongated one (note to self: figure out what this is called), iguanas, snakes, rabbits and rodents (mainly heard but not seen). During pruning in the last spring/early summer we found 3 bird’s nests, roughly robin- or sparrow-sized.  But no larger birds, as far as I could tell, made their nests at the farm this year. Then there were the frogs, singing out the whole day long their happiness at so much rain.

Then those seen near the farm, including on the ride home at night, are a partridge in a neighbor’s field, a huge male boar on the road that turned to give me a full look at his enormous size before trotting off down to the ravine, and a finally fox on the road with enormous eyes looking at me before escaping through an iron gate that leads to another farm.

El Buey Descartado y el Muy Complicado Tema de los Fertilizantes

Últimamente me está gustando el trabajo de un informático que, en estos tiempos de cuarentena, se ha puesto a analizar preguntas muy importantes para un futuro de bajo impacto medioambiental. Su última aportación trata la cuestión de los fertilizantes, tema que me había propuesto hace un par de semanas y al que le había respondido simplemente, como me pasa bastante con todo esto, un ¨pues, es complicado¨. Pero ahora intentaré darle más perspectivas que considero importantes.

Su argumento sobre la necesidad de tener animales va bastante bien, de hecho, es una opinión que comparto, pero allí tocamos la primera dificultad de una explotación verdaderamente permaculturista en España. Para tener animales es muy difícil no vivir con ellos, pero la bureaucracia aquí lo pone bastante complicado para que viva uno en el campo. Tengamos en cuenta que España es un país con una historia plena de invasiones e invasores, donde no hay costumbre de vivir en el campo, a no ser unas pocas semanas de verano cuando el calor en los pueblos se pone insoportable. Conseguir permiso para vivir allí todo el año y cuidar de tus animales y recoger agua limpia pluvial y estar atento de tu invernadero para que no se quemen las plantitas en primeravera, etc., etc. es bastante (ya lo habráis adivinado….) complicado.

Déjemos esa complicación mejor para otro día y exploremos el tema de la fertilización de bajo impacto sin animales. Metámonos en el mundo de las cubiertas vegetales, además de las rotaciones y las asociaciones de cultivos. Actualmente están funcionando estas dos cubiertas leguminosas en la Granja Senda Silvestre: el Lotus corniculatus y el Onobrychis viciifolia (la esparceta). Aquí (en la segunda mitad) aparece una foto de ellas y más comentarios en inglés al respecto.

Cuando digo que están funcionando, me refiero a que no se mueren inmediatamente dadas las condiciones meterológicas del campo valenciano y reaparecen año tras año. Bien, ha sido un criterio muy fuerte este de perennidad. Otro importante es la cantidad de nitrógeno que aportan. Pero por el momento, no tengo como medirla.

Hay otra cubierta vegetal que funciona como un ‘acumulador dinámico’, es decir, que ‘mina’ el fósforo que, debido a muchas décadas de riego a manta, habrá bajado sustancialmente.  Es la milenrama (Achillea millefolium) que, con su enorme raíz, teóricamente sube el mineral hasta la superficie donde las demás plantas lo puedan aprovechar. Allí tampoco sé hasta qué punto funciona. Medir la eficacia de estas cubiertas vegetales son experimentos que me gustarían hacer.

¿Cuáles otros ejemplos de la fertilización sostenible son dignos de considerar? La asociación muy clásica es la de las 3 hermanas, de la milpa centroamericana: calabaza, frijol y maíz, cuyo propósito es evitar aportaciones externas. La foto de esta asociación tan famosa es del libro de Toensmeier que abajo citoToensmeierFoto3Hermanas.

El siguiente ejemplo es de los cereales que en las explotaciones más sostenibles se rotan con un cultivo invernal leguminoso, que sirve para que los animales también pasten. Sin embargo, esta manera de cultivar por rotación normalmente implica maquinaria, porque la tierra se suele labrar. Animales de labranza, pues, es un tema serio, porque un buey o incluso un burro ya sería una inversión muy importante en todos sentidos: su compra, su refugio, el veterinario, etc., pero más que todo, la cantidad de campo que se dedicaría solamente a los cultivos necesarios para alimentarlo. Expongo aquí un dibujo del libro muy conocido en el círculo de la auto-suficiencia, La Vida en el Campo de John Seymour (1976), y os dirigo a estas críticas que encuentro válidas.SeymourPhotoVidaEnElCampo

Para mí, descartado el buey y descartado labrar, salvo que sea un trozo a mano para el autoconsumo. Y como a mí, sí que me gustan los cereales tanto como a cualquier vegano puro y duro y los quiero cultivar, este año por primera vez he sembrado maíz, por supuesto dentro de la asociación de las tres hermanas y con semillas autóctonas. ¿Cómo lo hacemos? Un permaculturista diría que hay que dejar todo esto de cultivar anuales y apostar por lo que es perenne. Actualmente se intenta desarrollar cereales perennes, como comenta Eric Toensmeier en su libro, THE CARBON FARMING SOLUTION: A Global Toolkit of Perennial Crops and Regenerative Agriculture Practices for Climate Change Mitigation and Food Security (aquí aparece una entrevista en castellano). A mi parecer, es un tema muy pertinente al futuro del veganismo. Ahora, si llegarán est nuevos cereales a tiempo, no tengo ni idea.

Vida Fecunda

Hace más de un mes estoy yendo menos al campo, dado que esta primavera ha sido curiosamente lluviosa, el cual me libera de la necesidad de regar, aunque ya viene más necesidad de cegar. Con tanta agua cayendo al suelo, casi me recordaría a Centroamérica si no fuera que esta lluvia de aquí es fría. La hierba está creciendo a tope, seguramente este año el campo efectuará más captura de carbono al incorporar esa ¨mala¨ hierba cegada en los cabellones siempre más anchos y ricos en carbono. El año pasado por primera vez planté tomates y berenjenas al largo de varios cabellones entre los mandarinos y funcionó bastante bien, con necesidad de una ayudita durante el primer mes, que es la fase de preparar infusiones de compost o de algun estiércol.

Os expongo una foto de septiembre pasado, cuando al deshacer las piedras amontandas para terminar el muro de piedra seca, se reveló donde estaba viviendo esta criatura.
LadderSnakeWall
Este serpiente a lo mejor ha estado acabando con algunos de los conejitos, resultado de dos (que aquí todavía era uno, jeje) conejos que felizmente fecundaron en mi campo este invierno y a la vez comieron todos mis verduras brassicas (curiosamente no los animaron tanto las lechugas).

O no… Después de enterar a dos conejitos perfectitos que habían aparecido muertos en marzo (por lo que leo, los conejos mueren muy fácilimente, incluso de susto), apareció otro medio comedito. Allí no sé si habrá sido otro animal. Con la valla finalmente terminada, ya no pueden entrar perros ni me parece que está entrando tampoco el zorro. Pues, no importa, los conejos ya se han marchado, el melocotonero pequeño que me ‘podaron’ en invierno ha brotado perfectamente, y la vida comienza una fermentación primaveral supercargada por esta gran cantidad de lluvia, unos 650 desde principios del año, a no contar además los 580 mm del otoño de 2019. ¡Verdaderamente asombroso!

¿Cómo afectará la coronacrisis a la agricultura de proximidad?

[English below.]
En plena crisis sanitaria global, este reportaje nos da un poco de esperanza. Mientras tanto, esperemos que aún más agricultores no caigan en la bancarrota por las grandes perturbaciones que se están experimentando en la cadena local alimentaria (todos los mercados locales llevan dos semanas cerradas).

Mientras tanto, aprovecho la oportunidad de compartir con vostrxs la foto de una criatura vecina que me viene a buscar companía en el campo. Me trae alegría durante estos días tristes y hace que los pasamos mucho menos solas las dos, mientras voy plantando toda la verdura posible, por miedo del duro que podrá ser este año. Es muy parecida de raza y de carácter a nuestra querida Shakti; ya son casi 3 años que nos dejó para siempre, para ir a jugar a pelota en el cielo.
CucaBall

In the middle of weathering the corona virus quarantine all alone, there is one happy side, which is this creature. She belonged to an elderly neighbor who passed away in the fall, and his widow and daughter tell me aat home in the pueblo she would spend the whole day whining and pining for the farm. So even though there is no fence, they have been leaving her out there on her own since the winter (which was quite mild this year). She knows my whistle now and comes running to play ball, eat grass, plop down in the ample ground-cover for a siesta and hunt critters (my over-run, weed-infested jungle is quite a playground for all sorts of animals). She is very similar in race and temperament to our beloved and long-ago departed Shakti. She brings me happiness and purpose in these sad times and I can tell by the major butt-wiggling and jumping around when I open the gate to her that she feels exactly the same.

They Work Hard for Their Water

[English below.]Ahora que nuestro concepto se orienta siempre más hacia un bosque de alimentos, incorporando aspectos de la agroecología y la permacultura, comenzamos a poner más énfasis en las plantas perennes. Dicho eso, hemos definido algunos criterios para cada planta baja consideración. Fundamentalmente, están prohibidas las plantas invasoras y si alguna posee esta tendencia, las condiciones climáticas han de imposibilitar su avance. Además, buscamos un mínimo de 2, pero mejor 3 o 4 de las siguientes características para los arbustos y arboles que se incorporan. Se expresan aproximadamente por prioridad:
1) tolera la sequía / apta para la zona
2) fija o moviliza nutrientes
3) es comestible
4) atrae la fauna benéfica
5) ayuda a ‘construir suelo’

IMG_5391

La planta de esta primera foto es uno de los pocos perennes que se cultivan en la región (Cynara scolymus) y me agrada mucho. Después de dos años y medio, están a más de 2 metros. Cada planta produce una buena docena de capullos y se propaga por esquejes, de manera bárbara. Funcionan muy bien cultivadas en los caballones entre los cítricos, con la misma programación de riego.

La segunda foto más abajo es del goji (Lycium barbarum), actualmente muy de moda, ya que la fruta es apreciada por sus propiedades creídas salubres.  Aunque solemos enfatizar plantas autóctonas, hacemos unas excepciones, como este arbusto chino, que es muy valorado dentro de la comunidad permaculturista. No es invasor y al parece, se adapta bien a nuestro clima.

Now that our concept is fairly clearly orienting toward a food forest approach (albeit with certain aspects of agroecology and permaculture), our emphasis on perennial plants is increasing. In this vein, we have developed a hierarchy of requirements, the first and foremost being that the plant must not be invasive or, if so, must be held in check by our climactic conditions. I’ve spent quite enough time struggling with blackberry vines, wiregrass (
Lantana camera), and prickly pears to risk introducing more invasives. Beyond that, our approach is to apply a minimum of 2, although preferably 3, of the following 5 requirements to the perennial trees and shrubs that are to become part of the long-term design. These are roughly in order of priority:
1) drought tolerance
2) nutrient-fixing or -mobilizing ability
3) edibility
4) attractive to beneficial fauna
5) soil-building capacity

Somewhat off to the side of the hierarchy is the question of whether the species is autochthonous. We want to adequately represent local species as they are of course the most adapted to the local environment and in some cases, such as the local holm oak (Quercus ilex ssp. ballota), are endangered. IMG_5567 But we are also introducing climate-appropriate, non-invasive exotics (such as the goji berry and moringa, so beloved of permaculturalists) to supplement traditional local varieties.Here’s a little goji bush we’ve planted with lots of mulch to preserve water these hot summer days.

There’ve been a few exceptions to the above due to the sheer pleasure of eating commercial-quality fruit (see my previous post below). The more delicate of these, from the Prunus genus (plums, peaches, nectarines and the like) at best can said to meet the edibility criteria, in addition to being non-invasive and autochthonous to the Mediterranean. However apricots and almonds, also of the Prunus genus, once established, need minimal irrigation. Indeed, due to our fairly high humidity, we´ve sadly already seen a potentially devastating disease develop in an almond (shothole disease). Not only that but several of our olives are suffering from Cycloconium oleaginym Cas, as are wild olives in the area, after the extreme amount of spring rainfall. This, then, tells us that the Prunus trees, when part of a mature food forest managed with proper spacing to provide maximal root zone shade, plus mulching to maintain moisture and deliver organic matter, may need sparse watering to produce fruit and possibly even none at all for the trees to maintain themselves. The same should hold for the olives.

Now, a little quiz: Do you recognize the amazing perennial plant pictured in the first photo? It’s a member of the thistle family that grows like, well, a weed… After two and a half years, the plants are over 2 meters (6 feet) tall and some have produced over a dozen buds (the part of the plant that is edible) each this spring. We have them heavily mulched with mowed weeds and, as they are doing just fine on the citrus irrigation schedule, we have them interspersed in between trees on the citrus rows.


The answer is… artichokes, and the photos shows buds that we have allowed to flower. We’ll try germinating them from seeds in six months or so.

Why Pay for Spinach When You Could Forage? / ¿Porqué Compramos Espinacas?

[Castellano abajo. English below.]
Encara que encara marquem temperatures molt baixes (fins 2 graus) al nostre camp, s’apropera la primavera i comencem a plantar verdures. Com sempre, treballem amb l’EEA de Carcaixent per a conservar especialment les varietats en perell d´extincció com són els trepadors, pel treball adicional que impliquen, com p.e. els pèsols de motor i el garrafó pintat.

Además de las horticolas tradicionales que plantaremos (ya esperemos tener tomates en menos de dos meses), este año también hemos decidido aprovecharnos de las ¨malas¨ hierbas que salen por todos lados pero que son comestibles. En ciertas culturas, son hasta muy valoradas, como son el Chenopodium album (conocido como quinhilla, supongo yo por su parentesco a la quinoa) y el bledo (Amaranthus retroflexus), los dos buenas alternativas a la espinaca. ¿Sin pagar ni un céntimo! IMG_4440Las espinacas no nos van bien, ni por los bruscos cambios de clima que tenemos, ni por sus exigencias de nutrientes no compartidas por las malas hierbas… ¡Qué fácil! La quinhuilla figura en la foto al lado con los primeros rábanos de primavera. Abajo se aprecia una foto de un salteado de coliflor y guisantes de invierno que ya se están acabando, rabanitos de primavera, y los ajos y cebollas que están siempre más presentes, al que añadí la quinhilla. Va bien en las salsas italianas también.

Below is a photo of a stir-fry from the last of our winter coliflower and peas, along with garlic and onions that are increasingly available year-round as we improve and increase their production. It also contains a novel ingredient (pictured above with some of our first spring radishes) which represents a new approach for us this spring: instead of fighting the weeds, we´ve decided to become foragers. The first and the last four of the desirable weeds highlighted here grow naturally on our farm. We’ve tried lamb’s quarters (Chenopodium berlandieri, aka goosefoot) in stir-fry and also in Italian pasta sauce. Said to be very high in calcium, one has to be wary of high levels of oxalates as well. It’s shown here with some of our earliest spring radishes. IMG_4451 Wild amaranth comes later, in full summer, and is so impossible to pull out that we are determined to just give in and harvest it. In fact, C., visiting from Germany a couple of years ago, told us it’s quite the thing in health-food stores in Berlin! I’ve also heard it’s popular on the subcontinent, so I intend to ask my Pakistani acquaintances in town if they’d like some.

Tan Dulce como la Miel

Hablando de la sostenibilidad, un tema constante de este blog, ahora entramos en una fase, que le ofrece al consumidor respectuoso del medio ambiente y consciente también del esfuerzo que ha hecho el productor, la oportunidad de mostrar su conciencia agroecológica y sociolaboral. Este año nuestros mandarinos han soportado lluvias torrenciales en noviembre y una helada en enero (marcamos -2,5 grados en nuestro campo). Las mandarinas, sin embargo, han salido bastante bien. Ahora sometidos a una semana de vientos de hasta 70 km/hr, los arboles comenzaron a mostrarse estresados. Por eso, el jueves los regamos para que los arboles no chupen el caldo de las mandarinas que quedan.

Si es el caso de que ya no tengan tantito caldo como antes, no importa, porque pasaremos a la fase que personalmente a mí me gusta más: la del zumo de mandarina. Como soy muy golosa, soy de la gente que espera con ganas el punto máximo de azucares naturales. Puede significar un poquitín menos caldo, pero como es la nuestra la variedad más jugosa, no pasa nada. Las exprimimos y disfrutamos de un zumito exquisito.

ZumoMandarina Ahora veamos porque no se suele exprimir las mandarinas en España, una cosa que no dejo de preguntar a todo el mundo. Este blogista, al zumo de mandarina lo llama el gran desconocido y concluye que, más que todo, es que son menos grandes y cuestan más esfuerzo que las naranjas. Pero en el caso de nuestras clemenvillas, que son casi tan grandes como muchas naranjas, tampoco cuesta mucho trabajo.

La madre naturaleza nos ofrece múltiples maneras de disfrutar de su bondad… Ahora en Senda Silvestre, os invitamos a nuestros clientes a conocer el zumo casi tan dulce como la miel.

Valencia in Winter/en Invierno

[El español va intercalado.]
How I miss white Christmases! Although winter’s just never the same for me in a warm climate, this year I made the most sustainable Christmas tree since I was a little girl and we would cut a tree and drag it down the hill to our house. Here, we have a lot of Pinus halepensis that cannot be left to grow as they are both an invasive species and a host to the pine processionary caterpillar (Thaumetopoea pityocampa) that causes painful urticaria in mammals. Since these trees have to come down anyway, we chose one to transport by bike cart and will take it back the same way to compost it. Little Kitty was quite taken with some of the sparkly, colorful ornaments, but fortunately did no real damage.
img_3627
¡Cuanto me hace falta la nieve durante navidades! Me he contentado con un arbol de navidad de los más sostenibles (tenemos muchos pinos carrascos que no pueden seguir allí, por ser muy invasivos y también por albergar la oruga procesionaria). Así es que hemos cortado uno para transportarlo a casa con el remolque de la bici y ahora lo volveremos a campo para compostarlo.

Here is S.’s solution to the lack of snow… Aquí la respuesta de S. a la falta de nieve… img_3412

I do admit that being able to eat our own mandarins for three to four months is a true consolation, along with the fact that we are able to harvest red beets, carrots, peas, and rucula in the middle of January. The rucula also self-seeded in a separate spot we had planted last year, which warms the cockles of any permaculturist’s heart! Now the broccoli is almost ready for our favorite winter soup.
img_3565Compensa bastante la oportunidad de disfrutar de nuestras propias mandarinas durante unos 3 o 4 meses, junto con la posibilidad de cosechar remolacha, zanahoria, guisantes y rúcula a mediados de enero. Ahora esperamos el brócoli, casi listo para preparar nuestra crema invernal preferida.

Cosechar hasta el Puesto del Sol / Harvesting until Sunset

Aquí están las mandarinas cosechasadas para nuestro primer grupo de consumo, Dinameco de Madrid, ¡bienvenid@s estáis! Solamente con los cítricos de la parcela (anteriormente un monocultivo de una sola variedad de mandarinas), nos vemos obligados a salir de nuestro modelo de ciclo-proximidad. Aún así, como gesto simbólico de nuestra filosofia ciclo-agricultor, ya transportamos el género a casa donde nuestro amigo L., que iba con la furgoneta vacía, pasará para que la carguemos. Haremos el viaje junt@s a Madrid. img_3569